Costuraterapia o cómo la costura nos está salvando la cuarentena (y la vida, vamos)

Ayyyyy, mi primer posteo en este blog!!

Que emoción, hace rato que quiero adentrarme en este mundo pero la falta de tiempo en soledad me lo dificulta.

Siempre escribí y mucho. Debo tener unos siete cuadernos escritos enteros, más otros tanto que he tirado y/o quemado. Encuentro en la escritura una forma de desahogarme, liberar pensamientos que me quedan dando vueltas en la cabeza y ordenar otros. La maternidad, el trabajo, los estudios, etc, etc, etc, me  alejaron un poco de la rutina de leer y escribir pero aquí estoy, retomando viejos hábitos en un nuevo espacio.

Escribir y coser. Dos actividades que AMO hacer.

Coso desde los doce años y creo que es la única actividad con la que he sido consecuente durante toda mi vida. Incluso me la banqué cuando no estaba tan de moda y coser era de bicha rara. A veces me quedaba noches enteras en el quincho de mi casa escuchado The Smiths, con mi máquina y litros de té hasta el amanecer.

Lo que más me gusta de coser es el modo “reposo” en la que entra mi mente, cuando estoy concentrada cortando por la marca, clavando la aguja en el punto justo, alineando los bordes…. Es algo así como meditar.

¿Alguna vez les pasó estar tan inmersas en una actividad que perdieron la noción del tiempo? Bueno parece que eso también tiene un nombre y se llama “estado de flow”

Para Mihaly Csikszentmihalyi (psicólogo positivista)  “El flujo o Estado de Flow es un estado subjetivo que las personas experimentan cuando están completamente involucradas en algo hasta el extremo de olvidarse del tiempo, la fatiga y de todo lo demás, excepto la actividad en sí misma”.

Es un estado emocional positivo que se produce cuando las capacidades y habilidades con las que contamos se encuentran en equilibrio con aquellos retos y desafíos que la actividad presenta.

Por eso es tan importante la práctica. Porque si recién empezamos y nos mandamos derecho viejo a hacer un saco, lo más probable es que en vez de entrar en un estado de flow, entremos en un estado de pánico y frustración (he estado ahí, créanme). Empezar de a poquito, haciendo costuras sencillas que nos resulten placenteras de hacer es la clave. Y de a poco ir complejizando los proyectos, sumando desafíos si tenemos ganas pero siempre disfrutando el PROCESO. Sino, coser no tiene gracia ¿verdad?

Coser promueve la tranquilidad y el buen humor, estimula la imaginación y la creatividad y reduce los niveles de tensión y estrés (mi dior, que sería de mí sino cosiera)

¿Que mejor que esta cuarentena para aprender y mejorar nuestra técnica?

¡¿Vamos juntas?

Con cariño

Glen

omentarios en “Costuraterapia o cómo la costura nos está salvando la cuarentena (y la vida, vamos)”

  1. Cuanta razón tenés Glenda!!! La costura es totalmente placentera. Podría abstraerme horas del mundo sino fuera porque un: “mami tengo hambre” o “estoy aburrida” me devolvieran a la realidad.
    Si me pongo a pensar, todo lo que tenga que ver con las manualidades me gusta. Es un cable a tierra. Pero la costura tiene un lugar especial. Lo llevo en la sangre jeje Mi bisabuelo era sastre, mi abuela empezó como chalequera aunque después se fue al rubro hotelero, y fue ella la que me desafió a los 17 años a aprender a coser. Yo tejía, bordaba y cosía ropa para las muñecas pero a ojito. Y así un día me fui solita a Donato Delego y me inscribí en el curso de Alta Costura. Jajajaja Tanto me gustó que hice mi propio vestido de egresada, un vestido de ensueño!!! Un vestido mini de encaje francés con una sobrefalda en taftan de seda natural abierta adelante 😍. Que lindos recuerdos!!! Con los años me fui conectando esporádicamente con esta pasión y no fue hasta ahora en cuarentena que volvió con todo!!!
    Gracias a vos y a otros seres súper generosos como vos resurgió esa llama!!!

    Muchísimas gracias!!!
    😘😘😘

  2. hola! Si me gusta el estado Flow .
    Lo he sentido cuando juego al tenis o escucho inglés. Me gusta eso de la costura . Lo q a veces no me gusta es q me aísla del mundo .
    Eso se me pasa cuando encuentro otras personas que les interesa lo mismo y lo comparten .
    Ahí me siento de nuevo conectada pero con el mundo de las costureras !
    Que grande es ese mundo !
    Cada vez más grande lo veo !
    Me encanta sentirme parte de él !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *